Octubre 4, 2014

El Manchester City derrotó 0-2 a Aston Villa que no contó con Carlos Sánchez

El Manchester City cerró este sábado una trabajada victoria (0-2) sobre el Aston Villa, que lo dejó provisionalmente a dos puntos del líder, el Chelsea, y añadió presión al conjunto del portugués José Mourinho antes de medirse este domingo al Arsenal.

Tras 82 minutos en los que el argentino Sergio Agüero atormentó a la defensa del Villa pero se quedó a pocos centímetros del gol en diversas ocasiones, el marfileño 

Yaya Touré solventó el encuentro por medio de un tiro desde treinta metros que resultó imparable para el portero estadounidense Brad Guzan.

El "Kun" siguió el ejemplo de su compañero acto seguido y contribuyó a la victoria de los del chileno Manuel Pelligrini con un segundo tanto desde fuera del área en el 88.

Ambos goles pusieron punto final a un complejo duelo que a los "citizens" les había llegado a parecer irresoluble ante la férrea organización defensiva de los de Paul Lambert, el acierto de Guzan y la buena fortuna que mantuvieron los 'villanos' hasta el tanto de Touré.

Con su tercera derrota consecutiva, el Villa cierra sin puntuar uno de los tramos más complicados de la primera vuelta de la Premier, en el que ha caído ante tres de los favoritos al título: el Chelsea (3-0), el Arsenal (0-3) y el City (0-2).

La última victoria de los de Lambert fue el 13 de septiembre ante el Liverpool, que también está sufriendo en este inicio de campeonato y que este sábado selló un balsámico 2-1 en Anfield ante el West Bromwich.

Los "reds" habían perdido sus cinco últimos partidos y no ganaban en liga desde el 31 de agosto (0-3 contra el Tottenham).

Aunque con sufrimiento, los de Brendan Rodgers lograron poner fin a esa racha de resultados negativos en un duelo en el que supieron aprovechar las escasas ocasiones de peligro que fabricaron.

El mediapunta inglés Adam Lallana abrió el marcador instantes antes del descanso, cuando parecía más cercano el tanto visitante, y su compatriota Jordan Henderson selló la ventaja del Liverpool al cuarto de hora del segundo tiempo, poco después de que el burundés Saido Berahino igualara el duelo al convertir un dudoso penalti.

Al filo del descanso, en una de las contadas llegadas al área rival de los de Rodgers, Lallana engañó a la defensa del West Bromwich con una pared en la que le asistió su compañero Jordan Henderson.

La rápida triangulación entre ambos desorientó a los defensores visitantes y dejó a Lallana solo ante el portero, listo para cruzar un disparo raso con la zurda que se convirtió en el 1-0.

Diez minutos después de la reanudación, el defensa bosnio Dejan Lovren derribó a Berahino aparentemente en el exterior del área, pero el delantero cayó dentro de la zona de castigo y el árbitro señaló la pena máxima.

El mismo atacante se encargó de enviar un duro disparo hacia la izquierda, a media altura, que engañó al portero belga Simon Mignolet y significó el 1-1.

Los "reds", sin embargo, se revolucionaron tras el tanto y no tardaron más de cinco minutos en restablecer su ventaja.

El inglés Raheem Sterling cayó en el área visitante y reclamó penalti, pero al ver que el árbitro no apreciaba infracción se levantó y envió el balón hacia atrás, por donde llegaba sin oposición Henderson, que disparó un tiro seco imparable para Foster.

En otros encuentros de la jornada en la Premier, el Swansea firmó un empate a dos en casa ante un descolorido Newcastle, que se mantiene antepenúltimo, en puestos de descenso.

El Sunderland del uruguayo Gustavo Poyet celebró por su parte la primera victoria esta temporada, 3-1 ante el Stoke, y se aleja de los puestos bajos de la clasificación

Temas relacionados: