Febrero 20, 2015

El debut de Bony en Manchester City se roba el show en la Premier

Cinco semanas después de su transferencia millonaria a Manchester City, Wilfried Bony está listo para jugar para los campeones ingleses y dar al técnico Manuel Pellegrini un dilema de selección en la punta. 

Bony se convirtió en uno de los futbolistas africanos más caros de todos los tiempos cuando se sumó al City desde Swansea por 28 millones de libras (43 millones de dólares) el mes pasado.

Sin embargo, su participación en la Copa Africana de Naciones con Costa de Marfil -ganador del torneo- significó que City esperara para usarlo en la cancha.

Ese momento debe llegar cuando Newcastle visite el Etihad Stadium para un duelo que City, ocupante del segundo puesto, no puede darse el lujo de perder si quiere tener oportunidades realistas de alcanzar al líder Chelsea, que tiene una ventaja de siete puntos con 13 partidos por jugarse en la temporada.

Pellegrini estaría tentado de utilizar a Bony como titular, dado que el artillero ha anotado tres goles en sus dos últimos partidos contra Newcastle.

"No es fácil porque acabo de llegar de África y voy a tener cinco días de entrenamiento antes del partido contra Newcastle", dijo Bony. "Tengo que esperar por la oportunidad apropiada. Si me necesitan, tengo buen historial".

El arribo de Bony -y el regreso de su compañero internacional Yaya Touré- significa que Pellegrini tendrá varias alternativas en su ataque en las últimas semanas de la campaña.

El técnico chileno abandonó hace unos meses su formación favorita de 4-4-2 para asegurarse de que su mediocampo no sea agobiado. Y eso a menudo ha llevado a que el argentino Sergio Agüero juegue solo en la punta, pero es probable que Pellegrini empareje eventualmente a Agüero con Bony en el ataque.

Los ‘ciudadanos' solamente han ganado uno de sus últimos cuatro duelos de liga en casa, lo que ha ayudado al Chelsea a alejarse por una ventaja de siete puntos. Su próximo encuentro es ante el débil Burnley.

El match destacado del fin de semana es Southampton ante Liverpool, dos equipos que se pelean por un puesto en la Liga de Campeones.

En lo que respecta al Manchester United, Wayne Rooney encontró la red -aunque de penal- y puso fin así a una sequía de nueve partidos sin gol.

En su visita a Swansea el sábado, puede vérsele de regreso al mediocampo con el artillero holandés Robin van Persie recuperado de una lesión.

United ha sido criticado por sus actuaciones en semanas recientes, pero ha perdido solamente uno de 19 partidos y anda tercero en la liga, cinco puntos por debajo del City.

Por su parte, el uruguayo Gus Poyet es el técnico más nuevo y, bajo presión, ha tratado de reparar su relación con los desilusionados hinchas de Sunderland escribiendo una carta abierta en el portal del equipo el jueves.

"Les juro que me importa y quiero ganar tanto como ustedes. Nadie piensa más en el equipo cada día que yo. Así que les invito a mantenerse positivos, fuertes, unidos y seguir creyendo en lo que comenzamos".

Sunderland anda de décimoquinto, a dos puntos de la zona de descenso, y perdió en casa en su último partido ante un Queens Park Rangers que había sido derrotado previamente en sus 11 encuentros de visitante.

Secciones de la hinchada corearon: "Gus Poyet, es siempre culpa nuestra", durante la humillante derrota del equipo ante el Bradford de tercera división en la Copa FA el domingo.

En tanto, Tim Sherwood asume el sábado oficialmente al Aston Villa como técnico contra Stoke.

Southampton enfrenta el domingo al Liverpool en el St. Mary's Stadium. Cuatro puntos los separan.

Temas relacionados: