Noviembre 21, 2015

1-4: Liverpool de Jürgen Klopp desnudó al Manchester City de Manuel Pellegrini

Apenas 21 días después de asaltar Stamford Bridge (1-3), los 'reds' llegaron a Manchester para medirse con el líder de la clasificación, un City que solo había perdido un partido en casa esta temporada, el 19 de septiembre ante el West Ham (1-2).

Recuperaron los locales a su hombre clave en ataque, el argentino Sergio 'Kun' Agüero, que fue titular en un once con estrellas como Jesús Navas, Kevin De Bruyne, Raheem Sterling y Yaya Touré, pero sin los lesionados Vincent Kompany ni David Silva.

Klopp apostó por un 4-3-3, con Lucas Leiva, James Milner y Emre Can en el centro y tres jugadores con mucha movilidad en el ataque: Adam Lallana, Roberto Firmino y Philippe Coutinho.

La primera parte del Liverpool, totalmente revitalizado desde la llegada del carismático preparador alemán, fue exquisita, y llegó a ponerse con una cómoda ventaja de 0-3.

Se adelantaron los visitantes a los ocho minutos después de que Eliaquim Mangala, el defensa más caro en la historia de la Premier, se hiciera un lío y enviara al fondo de su portería un centro-chut desde la izquierda de Coutinho.

El '10' fue el encargado de subir, en el minuto 23 del primer tiempo, el 0-2 al marcador al aprovechar un gran pase en profundidad de Roberto Firmino y batir a Joe Hart en la salida con un disparo suave.

Sin tiempo para la reacción, 'citizen', los 'reds', exultantes tras una media hora de fútbol modélico, volvieron a perforar la portería rival ante una grada que no daba crédito.

Esta vez fue Firmino el que finalizó una jugada que se inició con un pase de tacón de Emre Can que dejó solo a Coutinho para que éste cediera al ex Hoffenheim. El internacional brasileño solo tuvo que empujar para celebrar el 0-3.

Poco antes del descanso, Agüero dio vida a un City que, pese a los cambios, Fernandinho por Yaya Touré y Fabian Delph por Jesús Navas, no reaccionó en la segunda mitad.

La goleada del cinco veces campeón de Europa la completó Martin Skrtel, goleador inesperado, con un tanto de bella factura desde la frontal del área a falta de diez minutos para el final.

Este triunfo coloca al Liverpool a solo seis puntos de los puestos de Liga de Campeones y aparta al City del liderato, ocupado por el sorprendente Leicester.