Agosto 15, 2016

Presidente del Ipswich Town acusado de revender boletas en los JJ. OO.

"Además de Evans, hubo pedidos de detención para David Patrick Gilmore (irlandés), Maarten van Os (de los Países Bajos), Martin Studd (inglés)", dijo en una rueda de prensa Ricardo Barbosa, oficial del departamento antifraudes.

Todos están acusados de haber vendido entradas, obtenidas ilegalmente mediante empresas que habían sido autorizadas por el Comité Olímpico Irlandés.

"Hemos solicitado al poder judicial que sean emitidas cuatro órdenes de arresto para personas directamente implicadas con la empresa THG (acusada de fraude por la venta de ingresos). Pero como no se encuentran en el territorio nacional, Interpol recepcionará los pedidos", explicó Barbosa.

De acuerdo con el oficial de policía "Marcus Paul Bruce Evans es un británico que tiene más de 50 empresas a su nombre. Es multimillonario, ha tenido cadenas de televisión y es el dueño del club de fútbol Ipswich (de la segunda división del fútbol inglés)".

"En 2012, fue responsable de la venta de entradas oficiales de los Juegos Olímpicos de Londres, pero en 2016 no tiene autorización. Para enmascarar eso, las vendía en ofertas combinadas con hoteles o ingresos VIP y obtenía mayores ganancias", precisó Aloysio Falcao, comisario a cargo de la investigación.

Hace una semana, las autoridades anunciaron la detención del ciudadano irlandés Kevin Mallon y de diez brasileños que comercializaban entradas para los juegos adquiridas con tarjetas de crédito falsas.

Mallon, capturado el día de la ceremonia inaugural, es directivo de la empresa británica THG, cuyo presidente James Sinton fue arrestado en 2014 por un caso similar durante la Copa del Mundo de fútbol en Brasil.

La policía recuperó 781 ingresos. Los de la apertura eran vendidos a 8.000 dólares, muy por encima del precio máximo oficial de 1.300 dólares.

"THG ofrecía tickets para los eventos con mayor demanda, como la final de fútbol o las fiestas de apertura y clausura, que pueden alcanzar un precio altísimo. Con esas entradas, la empresa esperaba obtener 10 millones de reales (unos 3,1 millones de dólares", dijo Barbosa.