Marzo 6, 2012

Jornada de partidazos en la Europa League

Una de las eliminatorias que mayor expectación generó es la que dirimirán el Athletic del argentino Marcelo Bielsa y el todopoderoso United de Sir Alex Ferguson.

El equipo vizcaíno y su afición vivirán un momento histórico el jueves con la visita a Old Trafford, el 'Teatro de los Sueños', a donde se desplazarán 7.000 aficionados del Athletic, lo que supone la mayor movilización de una afición española a un partido de fútbol, exceptuando cualquier final.

La afición bilbaína, que viajará a Inglaterra por tierra, mar y aire, llega con la moral por las nubes tras la buena racha del equipo en Liga, lo que lo llevó a colocarse a un solo punto de los puestos de la Liga de Campeones, por lo que nadie, pese al potencial del oponente, descarta dar la campanada.

Los diablos rojos quieren redimirse en esta Liga Europa de su sorprendente eliminación en la Liga de Campeones, y para ello Ferguson sigue recuperando efectivos a marchas forzadas, ya que solo está a la espera del defensa Chris Smalling, así como del ecuatoriano Antonio Valencia y el inglés Tom Cleverley.

El Atlético de Madrid recibirá al Besiktas turco en el Vicente Calderón con la intención de conseguir un buen resultado para ir con la mayor confianza posible a Turquía, y no jugarse el todo por el todo ante una de las aficiones más complicadas de todo el continente.

Para ello, el Diego "Cholo" Simeone recupera al uruguayo Diego Godín y al colombiano Radamel Falcao con respecto al último choque liguero disputado contra el Sevilla, dos hombres clave en sus esquemas y en la patente mejoría del equipo rojiblanco desde la llegada al banquillo del argentino.

El equipo turco llega a la capital de España con viejos conocidos de la Liga española, como el ex atlético, Simao Sabrosa, quien reconoció que si marca no lo celebrará; el ex valencianista Manuel Fernandes o los ex barcelonistas, Ricardo Quaresma y Rustu Recber.

El Valencia, tercer clasificado de la Liga española, recibirá en Mestalla a todo un clásico como el PSV Eindhoven, que llega muy tocado tras perder en el último partido de la Liga holandesa por un doloroso 2-6 ante el Twente.