Abril 11, 2012

El trofeo de la Liga Europa ya espera por un nuevo rey en Bucarest

En una ceremonia sobre el césped del Nacional Arena que albergará la final, el jugador rumano del Porto Cristi Sapunaru entregó la copa al presidente de la UEFA, Michel Platini.

Platini se la confió después al alcalde de la capital rumana, Sorin Oprescu, que custodiará el trofeo hasta que sea entregado al campeón la noche de la final.

"El estadio es magnífico", dijo durante el acto Platini, que felicitó al alcalde de Bucarest por la construcción del recinto, inaugurado el pasado mes de septiembre.

"Creo que la ciudad está preparada para el evento", resaltó por su parte Oprescu, quien se congratuló de la presencia de unos 30.000 visitantes en la ciudad con motivo del partido.

El ex-internacional rumano del Valencia, Miodrag Belodedici, participó en la ceremonia en calidad de embajador de la final.

Tres equipos españoles pueden alzar la Liga Europa este año en el Nacional Arena de Bucarest.

Atlético de Madrid y Valencia se enfrentarán en una de las semifinales, mientras el Athletic de Bilbao se medirá al Sporting de Lisboa en la otra.

El trofeo, que pesa 15 kilos y cuyo diseño fue realizado en un taller de Milán para la temporada de 1972, será expuesto al público en varios lugares de Bucarest hasta el 9 de mayo.

De propiedad municipal, el flamante Nacional Arena de Bucarest cuenta con 55.200 localidades.

La de este año es la primera final europea que organiza una ciudad rumana.

Temas relacionados: