Febrero 18, 2013

“La eliminatoria contra Atlético está abierta”: Pablo Orbaiz

"La eliminatoria está abierta. El Atlético es un equipo muy fuerte. Ganó el fin de semana 0-3 al Valladolid, esto demuestra que está haciendo las cosas muy bien", aseguró Orbaiz, que se encuentra concentrado con el resto de sus compañeros en Moscú.

Orbaiz, que hace parte del equipo ruso tras terminar su relación contractual con el Athletic de Bilbao y jugó una temporada cedido por el Olympiakos, aseguró que los futbolistas del equipo ruso esperan un "partido duro y complicado".

"Para nada estamos confiados. El Atlético aún tiene posibilidades, ya que es muy potente. Siempre ha sido un equipo muy grande, pero antes tenía más altibajos. Ahora está en una buena racha. Nosotros jugaremos de la misma manera, presionando por todo el campo", afirmó.

El jugador navarro defendió al técnico Diego Simeone, por la decisión de arriesgar en la última jugada del partido de ida en la que el portero Asenjo fue a rematar un córner, lo que le costó el segundo gol.

"Me sorprendió la jugada, pero en el campo la tensión es máxima y a veces se toman unas decisiones más acertadas que otras", dijo, en alusión a la jugada criticada por la prensa española.

A su vez, añadió: "Yo no soy un jugador acostumbrado a marcar goles, pero en ese momento se me encendió una luz y al acompañar la jugada, veo el balón delante y pienso que tengo que darlo todo por suerte, llegué al balón y marqué gol", aseguró.

Orbaiz, que fue cuatro veces internacional con la selección española, se siente muy afortunado de haber recibido a su edad la oportunidad de jugar en el equipo tártaro, campeón de la liga rusa en 2008 y 2009.

"A mi edad que me salga una oportunidad así es un lujo. Surgió esta opción y no podía desaprovecharla. El Rubín es un club potente que puede fichar jugadores importantes. Tiene poderío y ganas de crecer", asevera.

El Rubín recibirá el jueves al Atlético de Madrid en el estadio olímpico Luzhnikí de Moscú, que tiene capacidad para casi 80.000 espectadores, cuando en la capital rusa se ha producido un descenso de las temperaturas que rondan este lunes los 8 grados bajo cero.