Marzo 12, 2014

Carlos Bacca se alista para el clásico andaluz por Europa League

Los dos equipos llegan en un buen momento a esta inédita cita. Los sevillistas llevan seis partidos sin perder -dos en Europa y cuatro en la Liga BBVA, con tres victorias seguidas-; y los béticos, tres -un triunfo en Kazán y un empate y una victoria ligueros-.

No obstante, la situación clasificatoria de los dos en la Liga es radicalmente opuesta: Sevilla es séptimo con 41 puntos y Betis es último con 18, a ocho de la permanencia, pero ambas aficiones saben que un derbi no es un partido más, es otra historia, y que puede ganar cualquiera con independencia de cómo vayan clasificados.

Es por ello que, aunque los sevillistas podrían partir a priori como favoritos por cómo va la temporada, nadie quiere que le endosen esa etiqueta, tradicionalmente incómoda, y menos aún al tratarse de un duelo europeo, aparte de que hay muchos antecedentes de que a la postre ha ganado el equipo que iba peor situado en la clasificación.

Así lo han recordado el presidente del Sevilla, José Castro, para quien es su primer derbi en el cargo tras dimitir José María del Nido hace tres meses, y el de Betis, Miguel Guillén, en los actos previos, marcados, como desde hace unos años, por la concordia.

Los precedentes más recientes en el Ramón Sánchez Pizjuán son muy negativos para Betis, ya que en sus dos últimas visitas cayó goleado por 5-1, la pasada campaña con José Miguel González 'Míchel' en el banquillo, y por 4-0, ya con Unai Emery, en el choque de la primera vuelta liguera, tras encajar sendos goles muy tempraneros.

Sevilla intentará sorprender de nuevo saliendo muy fuerte y con gran intensidad, pero también se prevé que asumirá menos riesgos para mantener su puerta a cero teniendo en cuenta que este derbi es una eliminatoria a 180 minutos, además de que Betis seguro que tiene la lección aprendida.
Así, el entrenador verdiblanco, el argentino Gabriel Humberto Calderón, considera clave que los suyos estén muy concentrados.

Los sevillistas continúan con las bajas del central argentino Nico Pareja, el centrocampista camerunés Stéphane M'Bia y el extremo hispano-ruso Denis Cheryshev, por lesión, mientras que el lateral zurdo Alberto Moreno tiene un golpe en el peroné izquierdo y mañana, en la última sesión que dirigirá Emery, se valorará su estado.

Ambos técnicos ocultan sus cartas, aunque en Sevilla es probable que Javi Varas, que está siendo titular en la Liga Europa, siga en la portería en vez del luso Beto, y que Emery use a Fazio y Fernando Navarro en el eje de la zaga para que el portugués Carriço esté con Iborra en medio campo, con un tridente ofensivo compuesto por Reyes, Rakitic y Vitolo, sumando al colombiano Bacca en punta.

Por su parte, Betis tiene las bajas por lesión de Chuli, Verdú, Nacho, Nosa Igiebor, que se recupera de una operación en una rodilla; José Antonio Delgado 'Nono', sancionado.

Para este partido, en el que el Sánchez Pizjuán rozará el lleno en su aforo de 45.000 espectadores, con unos 2.000 béticos en una grada especialmente acotada, Calderón no dio pistas sobre si empleará una zaga de cinco, con N'Diaye más retrasado, o de cuatro, supuesto en el que el senegalés jugaría como medio centro.

El dispositivo de seguridad es muy similar al de otros derbis, salvo que se activará esta misma tarde al hacer uso Betis de su derecho a entrenarse en el escenario del partido, declarado de alto riesgo, con cerca de 340 policías nacionales, setenta locales, seguridad privada y una treintena de miembros de Protección Civil.

Alineaciones probables:

Sevilla: Javi Varas; Coke, Fazio, Fernando Navarro, Alberto Moreno; Iborra, Carriço; Reyes, Rakitic, Vitolo; y Bacca.

Betis: Adán; Juanfran, Perquis, Jordi Figueras, Dídac; N'Diaye, Lolo Reyes; Baptistao, Salva Sevilla, Cedrick; y Rubén Castro.

Árbitro: Cuneyt Cakir (Turquía).

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán.

 

Temas relacionados: