Diciembre 9, 2011

El descenso de River Plate

La imagen final fue lamentable: desordenes en las
tribunas, hinchas llenos de bronca, lágrimas por doquier. La celebración
de los jugadores de Belgrano de Córdoba, incluyendo al colombiano
Mauricio Casierra, era demasiado dolorosa y por eso las autoridades,
para evitar mayores problemas, los enviaron a que festejaran en el
camerino visitante.

Fue una tragedia: River Plate,
el equipo que más campeonatos tiene en Argentina, dueño de 33 títulos
locales, dos Copas Libertadores  y una Intercontinental, uno de los
clubes más grandes y famosos no sólo de su país sino del mundo entero,
se fue para la B este domingo después de empatar con el modesto equipo
cordobés que se ganó a pulso su ascenso.

Porque
sí, lo de River fue terrible, como terribles han sido sus últimas
temporadas (de ahí el descenso, que en Argentina es por promedio), pero
lo de Belgrano fue notable. El miércoles pasado derrotó 2-0 en Córdoba
al otrora todopoderoso 'millonario' y en la vuelta, a pesar de comenzar
perdiendo muy rápido con un gol de Pavone al minuto 5, aguantó y al
final logró un empate dramático.

Porque en esta
increíble película del descenso de River pasó de todo: el árbitro
Pezzotta no cobró un penal claro que pudo haber sido el 2-0, la defensa
del equipo de la banda cruzada cometió un yerro de equipo de tercera
división para que Belgrano empatara, el propio Pavone erró un penal
frente a un Olave que estuvo tremendo, las tribunas explotaron de dolor y
rabia y el partido debió ser finalizado un minuto antes...

River
Plate desciende por primera vez en su historia y, valga la redundancia,
es histórico. Otros grandes del mundo ya han pasado por esa pena
recientemente: Juventus en Italia en el 2006 y Corinthians en Brasil en
el 2007, y en Argentina ya sólo Boca Juniors e Independiente pueden
mostrar en su historial que son los únicos clubes que nunca han estado
en la B