Junio 8, 2017

Brasil vs. Argentina, la apuesta económica en Melbourne

AFP

El Clásico Suramericano, que se disputará este viernes en el Cricket Ground a las 5:05 a.m., será una buena inyección para la economía de la ciudad australiana.

Aunque Neymar no estará en el once inicial brasileño, su compañero en el Barcelona Leo Messi sí jugará el partido.

Melbourne es la última ciudad fuera de Brasil y Argentina que recibe el Superclásico, después de Pekín, Nueva Jersey, Doha y Londres.

La presencia de las estrellas brasileñas y argentina ha hecho que la reventa de entradas alcance los 607 dólares australianos (458 dólares estadounidenses) este jueves en Internet.

Vea también: Rivalidad entre Messi y Cristiano es armada por la prensa, reveló el argentino

Aunque no ha sido revelado lo que cobrarán las dos federaciones sudamericanas, el encuentro significará una inyección de más de 50 millones de dólares australianos (38 millones de dólares estadounidenses) en la economía local, según estimaciones de las autoridades de la ciudad.

Para Damien de Bohun, mánager general de Eventos Mayores del estado de Victoria y exresponsable de la Australian A-League, la primera división australiana, tener a estos pesos pesados del fútbol en el Melbourne Cricket Ground pondrá a la ciudad en el mapa futbolístico.

"Tener a Brasil y Argentina en Melbourne abrirá los ojos y las orejas a otros clubs y países para jugar aquí", señaló.

"Algunos países que jugarán el año que viene el Mundial de Rusia han expresado interés en venir a jugar a nuestra ciudad. El horizonte se adivina bueno", añadió.

Los organizadores han presentado el partido del viernes como la "mejor colección de futbolistas del mundo en suelo australiano".

Pero mientras los organizadores están entusiasmados con el partido, el entonces técnico de la selección rioplatense, Gerardo Bauza, dejó claro en su día, cuando el encuentro fue anunciado, que ni él ni sus jugadores estaban muy entusiasmados con un viaje tan largo al final de la temporada para jugar contra una de las potencias del fútbol como Brasil.

"Y como ya es post temporada, los jugadores tampoco quieren saber nada, ¡se quieren ir de vacaciones, están planificando a qué playa ir con sus mujeres...! Y vos les decís que hay que ir a Australia., va a ser un quilombo eso", llegó a decir Bauza en una entrevista a La Nación en marzo.

- Un recinto de 100.000 personas -

El largo viaje viene también en un delicado momento para Argentina, que están en la quinta posición en el clasificatorio sudamericano para el Mundial de Rusia-2018, cuando quedan cuatro partidos.

Será el primer partido en el cargo del nuevo seleccionador argentino Jorge Sampaoli, el tercer técnico en la campaña al Mundial, al que Brasil ya se ha clasificado.

Según De Bohun, es atractivo jugar en el Melbourne Cricket Ground, uno de los recintos deportivos más importantes del mundo.

"Brasil y Argentina entendieron la reputación del recinto que puede atraer a 100.000 aficionados y es muy atractivo jugar en este marco", afirmó.

"Melbourne es una ciudad de eventos, ya que recibe los mejores, como el Gran Premio de Australia de Fórmula 1, el Abierto de Australia de tenis y la Melbourne Cup de carrera de caballos", explicó.

"Por lo que un partido en el que se juntan dos de los mejores equipos de fútbol del mundo, Brasil y Argentina, llega como algo natural", añadió.

De Bohun indicó que las delegaciones de Brasil y Argentina quedaron impresionadas cuando visitaron Melbourne el pasado año.

"Cuando inspeccionaron el Melbourne Cricket Ground lo describieron como colosal, como un coliseo", dijo.

"Para jugadores como Leo Messi representar a su país es algo a lo que están apasionadamente comprometidos, aparte de la realidad comercial del evento", dijo.

No es la primera vez que Argentina y Brasil se encuentran en el país oceánico, ya que se enfrentaron en Melbourne en la 1988, en la Australia Bicentenary Gold Cup, en un partido que terminó en empate 0-0.

Melbourne ha recibido en los últimos años partidos del Real Madrid, Mánchester City, Liverpool y Roma, casi siempre con estadios llenos y 100.000 personas en las gradas.

Temas relacionados: