Enero 28, 2018

En Alemania, hinchas del St. Pauli vistieron de negro en homenaje a las víctimas del Holocausto

30.000 seguidores de este equipo de la segunda división alemana, identificado como un club de culto, colmaron las graderías del estadio Millerntor-Stadion y se manifestaron con sentidos reconocimientos durante todo el partido frente al Darmstadt.

Este sábado, se colmaron una vez más las tribunas del estadio Millerntor-Stadion, ubicado en la ciudad de Hamburgo (Alemania), para ver al tradicional equipo de la ciudad, St. Pauli. Sin embargo, este no era un día cualquiera.

Más allá del rival, el Darmstadt. Este 27 de enero se conmemoraba el Día Internacional de la Memoria del Holocausto. Este día, en 1945, tropas del Ejército Rojo de la Unión Soviética liberaron el campo de concentración y exterminio de Auschwitz, en el que los nazis habían asesinado a 1,1 millones de personas.

Por este motivo, asistieron vestidos de negro 30.000 seguidores del St. Pauli a ver al equipo de sus amores. Atrás quedó la derrota por 0-1. Durante los 90 minutos, se vio en las gradas una pancarta con el mensaje: “Kein vergeben, kein vergessen” (“No perdonar, no olvidar”). En la memoria de todos quedaron las palabras, difundidas por las pantallas del estadio, de Esther Bejarano, que, a sus 93 años, es una de las supervivientes del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. "Tenemos la obligación de mantener viva la historia para que nunca jamás vuelva a suceder".

Lea también: ¡Remontada colosal! Bayern Múnich, sin James, venció 5-2 al Hoffenheim

Antes del encuentro, hinchas del St. Pauli, club de larga tradición antifascista, depositaron una corona de flores junto al estadio, en recuerdo a los socios perseguidos por los nazis, entre ellos judíos, homosexuales y comunistas.

La afición del St. Pauli

Lo ocurrido este sábado en el estadio Holstein-Stadion es otro capítulo más de la estrecha relación entre este equipo alemán y sus hinchas. St. Pauli es reconocido en el mundo del fútbol justamente por no ser únicamente una institución deportiva. Fundado hace 107 años, a finales de la década de los 80, empezó a ser considerado un club de culto y un símbolo antifascista, antisexista, antirracista y antihooligan, al que se adhirieron anarquistas, comunistas y socialistas.

Ubicado en el puerto de Hamburgo, el barrio Sankt Pauli es el epicentro de las zonas rojas más importantes de toda Europa. La caída del Muro de Berlín en 1989 tuvo mucho que ver en esto. Dos factores que hicieron que el St. Pauli, pasará de tener 1.600 a 20.000 personas en su estadio. Escenario que comenzó a ser el lugar donde se reunían todos los movimientos que convergían en el puerto.

Actualmente cuenta con 280 filiales. Se estima que 11 millones de personas en el planeta tienen algún tipo de afinidad con St. Pauli. Su estadio fue remodelado para albergar 30 mil espectadores y presenta una de las mejores asistencias en el fútbol alemán. Sin importar en la categoría en que se encuentren.

Este homenaje a las víctimas del Holocausto judío es otro episodio más en donde el St. Pauli vuelve a romper los paradigmas del fútbol. Tuvo al primer jugador de raza negra del balompié alemán, el togolés Guy Acolatse. Corny Littmann, empresario teatral declarado abiertamente gay, presidió al club durante siete años. Posee el mayor promedio de asistencia de mujeres. Promociona sus encuentros con el lema “St. Pauli contra la derecha” (el escudo del equipo a la izquierda y un puño golpeando una esvástica a la derecha). En repudio por la creciente ola de violencia que se vivía en Alemania en contra de la comunidad turca, organizó un partido amistoso en su estadio frente al Galatasaray de Turquía. Y lo mismo hizo frente al Borussia Dortmund en medio de la crisis que vivía Europa por los refugiados.

Lea también: “Estuve muy cerca de llegar a River. Seguiré trabajando para irme a mitad de año”: Kevin Balanta

Lea acá: "Cristiano trabaja para ser el mejor, lo de Messi es natural": Carlos Tevez