Publicidad

Publicidad

Publicidad

logopopup.png
Active las notificaciones para estar siempre informado del fútbol nacional e internacional con Gol Caracol.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Hinchas del fútbol en Brasil piden que los dejen animar a sus equipos

Algunas de las barras bravas de Brasil se mostraron molestas por las sugerencias de impedir la samba, las banderas e incluso la de tener que llevar puesta la camiseta todo el tiempo en el estadio.

La polémica la desencadenó João Borba, presidente del consorcio Maracaná Entretenimiento, que gestiona el coliseo de Río de Janeiro, recién reformado, en el que podrían jugar hasta cuatro equipos de la ciudad: Flamengo, Fluminense, Botafogo y Vasco da Gama.

Borba afirmó que, en aras de la seguridad y el confort, los aficionados tendrán que adaptarse a nuevas reglas, que incluirían, según él, sentarse siempre en los asientos o vestir la camiseta en las tribunas.

La sugerencia de no levantarse de la silla desagradó a los fanáticos aficionados, que están acostumbrados a saltar durante los 90 minutos de los partidos.

También acogieron con incredulidad la idea de que no hay que quitarse la camiseta, en una ciudad de playa donde es habitual que los hombres caminen sin camisa por la orla marítima y las mujeres con tops y en la que se alcanzan los 40 grados en verano.

El dirigente también dijo que "en estos nuevos tiempos" tampoco se deben llevar al estadio banderas con palos o instrumentos musicales, que siempre fueron habituales en los partidos en Río, donde el fútbol y la samba se funden en las gradas.

El consorcio privado, que acaba de asumir la gestión del Maracaná, quiso calmar los ánimos con un comunicado oficial para aclarar lo mencionado.

Publicidad

Indicó que Borba "en ningún momento" dijo que se prohibirían esos comportamientos u objetos, sino que él aconsejó a los clubes que hablen con los aficionados para lograr cambios de comportamiento que redunden en una mejora de la seguridad "para que las familias vuelvan al estadio".

Las palabras de Borba enfurecieron a la Raça Rubronegra, la mayor barra brava del Flamengo, que consideró "inaceptable" este tipo de sugerencias, que consideró como un intento de control.

"El fútbol clama por una afición apasionada, una afición diferente, que hace de la grada un fortín para empujar a su equipo amado. No podemos someternos a tal humillación, a la humillación de la autocomplacencia", dijo la Raça Rubronegra este viernes en un comunicado.

El texto, titulado "¡Déjennos animar!" incide en que las tribunas de los estadios brasileños "siempre fueron sinónimo de diversión, de dinamismo y de demostración más pura del amor del aficionado por su equipo".

La barra brava Força Jovem del Vasco da Gama superó al menos en este punto sus diferencias con la Raça Rubronegra, su enemiga acérrima.

También difundió un comunicado para "repudiar vehementemente" que se le prohíba el uso de banderas y de instrumentos de percusión en cualquier estadio y, en especial, en el de Brasilia, donde su equipo jugará el próximo domingo contra Flamengo.

Publicidad

En cambio, el Fluminense, único equipo que ha firmado por ahora un contrato con el consorcio que gestiona el Maracaná, se mostró más flexible ante los cambios propuestos.

El Fluminense recordó que el consorcio no ha impuesto prohibiciones y admitió la posibilidad de conversar para estudiar cambios de conducta "que se piensan desde hace tiempo", según dijo a Efe una portavoz del club.

La dirección del equipo todavía está madurando el asunto, puesto que aún ni ha decidido el precio de las entradas en esta nueva etapa en el Maracaná.

 

En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial