Junio 27, 2017

Jorge Mendes, el empresario de fútbol que está en el ojo del huracán

Jorge Méndez, derecha. AFP.

Falcao y Cristiano, son algunas de las estrellas del mundo futbolístico por las que el agente, de 51 años, tiene que responder por presunto fraude fiscal, en España.

Apodado "el tiburón" por agentes rivales, Mendes, portugués de 51 años, se ha caracterizado por su discreción. Hombre elegante y de baja estatura, concedía pocas entrevistas.

Aparecía furtivamente en galas de fútbol con su tez bronceada, su sonrisa impecable, y su teléfono siempre consigo para estar conectado con el centenar de jugadores y entrenadores cuyos intereses gestiona.

Pero, desde la publicación en diciembre de la investigación "Football Leaks" sobre "el engranaje del sistema de evasión fiscal" de futbolistas del más alto nivel, el rostro de este exgerente de discotecas en Portugal aparece en todos los medios.

Vea también: El lado feo de la presentación de Teófilo Gutiérrez: desmanes y heridos

Según los medios que publicaron la investigación, está en el corazón de un sistema que permitió a sus clientes "evadir al menos 185 millones de euros de ingresos por patrocinio a las administraciones públicas, a través de una red de sociedades pantallas y de cuentas en paraísos fiscales como Irlanda, Islas Vírgenes, Panamá y Suiza".

Mendes rechaza de pleno estas acusaciones. Pero sus métodos siempre levantaron sospechas.

Fue uno de los pioneros en la explotación de la propiedad de jugadores por terceros, como los fondos de inversión, una práctica hoy prohibida por la FIFA, según la cual prometía a inversores ganancias cuantiosas en la venta futura de los derechos de los futbolistas.

 

Hombre hecho a sí mismo

La historia de Mendes era hasta hoy la de un hombre hecho a sí mismo. Hijo de un obrero de la industria petroquímica en las afueras de Lisboa, abandonó la capital lusa a los 19 años para instalarse en Viana do Castelo (noroeste), donde se vio su predisposición para los negocios.

Lea acá: Juan Manuel Lillo, presentado como nuevo técnico de Nacional

Su videoclub prosperó y reclutó a su primer jugador, el arquero Nuno Espirito Santo (exentrenador del Valencia), en una discoteca que gestionaba en aquel entonces. Mendes, exfutbolista que no llegó a profesional, tejió desde entonces una red de vínculos cercanos con jugadores portugueses.

"Luego de haber construido una red de buenos contactos, es evidente que la prioridad ahora es conservar los vínculos con los grandes clubes europeos", declaró a la revista ‘Expresso’ en 2011.

"Trabaja mucho sobre sus jugadores y se ocupa de ellos permanentemente", explicaba hace años Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, club al que Mendes llevó a Cristiano Ronaldo procedente del Mánchester United, por 94 millones de euros.

"Confío plenamente en él. Es un gran hermano para mí, un padre en el mundo del fútbol y el padrino de mi hijo", afirmaba su compatriota Cristiano Ronaldo en un documental en mayo de 2012, en ocasión de los 15 años de carrera del agente.

 

Relaciones con el Mónaco

"Es para mí un gran amigo, más que un agente. Nuestras carreras comenzaron en el mismo momento y felizmente han ido bien para los dos", indicaba por su parte José Mourinho, que se llevó consigo a varios jugadores portugueses representados por Mendes en su primera experiencia en el Chelsea en 2004.

Lea también: “En el tema de la rotación queda demostrado que la planificación es fundamental”: Osorio

Preguntado por su metodología de trabajo, Mendes desveló hace tiempo: "No soy de esos agentes que corren detrás de los jugadores haciéndoles promesas. A veces, su situación está arreglada y ellos ni lo saben".

Hoy, la justicia española sospecha que también les arregló sus entramados fiscales, lo que él desmiente.

Mendes, "Mou" y 'CR7' son todos investigados por la justicia española por presuntos fraudes fiscales. Ronaldo debe declarar el 31 de julio.

Fue en el marco de una investigación de otro de los clientes de su sociedad Gestifute, Radamel Falcao, que Mendes declaró este martes.

El colombiano, jugador del Mónaco, fue denunciado por la fiscalía española por un presunto fraude de 5,66 millones de euros entre 2011 y 2013, cuando militaba en el Atlético de Madrid.