Septiembre 2, 2017

"No son aficionados, son gentuza”: Mats Hummels sobre los gritos nazis

Mats Hummels rechazó los gritos nazis en el juego de Alemania vs. República Checa. TW: @DFB_Team_ES

Jugadores y dirigentes del equipo alemán denunciaron contundentemente el comportamiento de un grupo de hinchas de su país, que abuchearon los himnos nacionales y gritaron lemas nazis, durante la victoria de Alemania 2-1 sobre la República Checa.

Al final del partido, en contra de lo que suele ser habitual, el equipo campeón del mundo no acudió a saludar a los aficionados desplazados y se fue directamente al vestuario.

Preguntado sobre esa decisión, Mats Hummels fue claro: "Una catástrofe. ¡Es algo realmente feo!".

"Timo Werner fue insultado y luego los hinchas empezaron a gritar estupideces. Nos desmarcamos completamente de eso, no queremos tener nada que ver con eso", afirmó el autor del gol del triunfo de Alemania, que logró de cabeza en el minuto 88.

Lea también: Messi no ha firmado con el Barcelona 

"No son aficionados, son gentuza, hooligans, que hay que expulsar de los estadios", añadió el defensa central.

Un grupo de hinchas alemanes molestaron durante la ceremonia de los himnos antes del partido y luego durante un minuto de silencio, que tenía lugar en memoria de dirigentes del fútbol checo.

Durante el partido insultaron especialmente al joven Timo Werner, de 21 años, que ya es objeto habitualmente de cánticos similares por ultras hostiles al RB Leipzig, el equipo propiedad de la empresa Red Bull. También se escucharon cánticos nazis en el estadio de Praga.

El presidente de la Federación Alemana (DFB), Reinhard Grindel, reprobó la actitud de sus jugadores: "No toleraremos nunca los lemas fascistas, racistas, insultantes u homófobos", dijo. "Unidos, el equipo nacional, los aficionados y la DFB tenemos que enfrentarnos a estos generadores de problemas", dijo.

Según los periodistas alemanes presentes en el estadio, los aficionados también gritaron contra la DFB, comprometida desde el principio de la temporada en tratar de combatir los grupos problemáticos y extremistas de las gradas.

Lea también: Barcelona rechazó pagar 200 millones de euros por Coutinho