Enero 10, 2017

Carta abierta de Yulián Anchico, tras salir de Santa Fe

Yulián Anchico. Foto: Colprensa.

El mediocampista, quien vistió la camisa del equipo bogotano durante ocho, años no será tenido en cuenta por el equipo en 2017.

Esta es la carta de despedida, que publicó Yulián Anchico en su cuenta de Instagram:

¿Quién abre la puerta que DIOS cierra, y quién cierra la puerta que DIOS abre?

Es tu forma SEÑOR y aceptamos tu santa voluntad. Bendice a esta hermosa institución y a todo aquel que hace parte de ella. INFINITAS GRACIAS por el apoyo, el cariño y cada mensaje de agradecimiento por el aporte que Dios me permitió brindar a lo largo de 8 maravillosos años llenos de triunfos y alegrías; como también de sin sabores y amargos momentos que al final solo ayudaron a levantarnos y luchar por conseguir cada vez más y más... a DIOS en primera instancia, a mis compañeros de batalla que hoy no están y que fueron participes en momentos importantes, a los que hoy quedan luchando por este escudo, a los diferentes cuerpos técnicos y a todo el equipo que de alguna u otra manera apoyan nuestro trabajo desde funciones logísticas para el desarrollo del mismo; a los sponsor y patrocinadores que siempre creyeron en nuestro equipo, a nuestros directivos ejecutivos encabezados por nuestro gran presidente CÉSAR PASTRANA , y aquellos que hicieron parte, y hoy no están. Por supuesto con mención especial a todos ustedes HINCHADA CARDENAL, he leído cada mensaje, y solo me resta agradecer por siempre.

Mi familia y yo estamos eternamente agradecidos por la bendición de haber formado por muchos años en el mejor SANTA FE de la historia y ha sido un placer y un orgullo notar que el esfuerzo, la entrega y el amor que nació por defender una camiseta sea valorado y correspondido de tal manera.

Respeto y acato de la mejor forma la decisión tomada por nuestro capaz y ganador cuerpo técnico de no contar conmigo en su nuevo plan de trabajo, y de antemano agradezco por lo vivido y la enseñanza que seguro me ha dejado estos ciclos.

¡DIOS LOS BENDIGA SIEMPRE!

Humildemente mis palabras sinceras, un gran abrazó y un gigantesco HASTA PRONTO.