Febrero 25, 2019

Felipe Jaramillo, el sobreviviente de la Operación Orión que brilla en Millonarios

Felipe Jaramillo

Felipe Jaramillo, izq., mediocampista antioqueño de Millonarios. Foto: Colprensa.

El mediocampista antioqueño habló con Golcaracol.com sobre su vida, su trayectoria en el fútbol y su presente con el equipo ‘embajador’, líder de la Liga Águila, con 15 puntos. Esta es historia.

Entre el 16 y 17 de octubre de 2002 se llevó a cabo en la Comuna 13, de Medellín, la Operación Orión, la acción armada más grande realizada en un territorio urbano en Colombia, según un informe del grupo de Memoria Histórica.

En dicho operativo, que tuvo como propósito recuperar el control de un territorio en el que operaban las milicias urbanas de la guerrilla, los habitantes de este sector quedaron en medio del fuego cruzado desde aire y tierra.

Felipe Jaramillo, el mediocampista que brilla hoy con Millonarios, líder de la Liga Águila, era apenas un niño y debió abandonar con toda su familia la Comuna 13 para huirle a las balas.

Vea acá: En Inglaterra insisten por James Rodríguez: “Arsenal puede darle un hogar al colombiano”

“Nosotros teníamos un apartamentico y nos tocó dejarlo por tres pesos, porque todo estaba desvalorizado”, le contó el futbolista a este portal.

Sin embargo, los siguientes años fueron de mucha “felicidad y tranquilidad” para el antioqueño, quien se dedicó por completo al fútbol, con la ayuda de su padre, Jesús Jaramillo, otrora arquero del cuadro ‘embajador’ y de Nacional.

Hoy, casi 17 años después este hecho que marcó su infancia y con un futuro prometedor, Jaramillo Velásquez habló con GolCaracol.com sobre su presente con el conjunto azul, su paso frustrado por Argentina y sus aprendizajes con Amaranto Perea, en Leones.

¿Usted desde niño soñaba ser futbolista?

“Sí, la verdad es que desde muy niño me inculcaron el deporte en la casa y a medida que fueron pasando los años, me fui volviendo más competitivo”.

¿Siempre jugó como volante o lo hizo antes en otras posiciones?

“No, jugaba como delantero, pero cuando crecí supe que el fútbol era diferente y no era donde yo quisiera, sino donde me fuera mejor. A mí me gusta mucho ir al ataque, pero donde más rindo es de volante, entonces me acomodé fácil ahí”.

¿Y no pensó en ser arquero como su papá?

“No, nunca, mi papá me dijo que no me metiera de arquero porque era una posición muy desagradecida”.  

¿Cómo fue su infancia en Medellín?

“Al principio fue un poco dura. Mi familia y yo vivíamos en la Comuna 13 y nos tocó salir de allá casi que echados porque en ese momento estaban en la Operación Orión. Nosotros teníamos un apartamentico y nos tocó dejarlo por tres pesos, todo estaba desvalorizado. Fue un momento duro para nosotros, pero después de eso vinieron años de mucha felicidad y tranquilidad”.

Usted se formó en las divisiones menores de Nacional y después se fue al fútbol argentino

“Sí, jugué hasta los 18 años en las divisiones menores de Nacional y de ahí me fui a Argentina para jugar con Gimnasia y Esgrima de La Plata, donde duré ocho meses. Allá jugué en reserva y por un problema con el cupo de extranjeros y especialmente con el representante, me tocó devolverme.

Lea también: No todo es color de rosa para Alfredo Morelos en Rangers: “Evito salir por los hinchas del Celtic”

¿Cómo fue la experiencia en el fútbol de ese país?

“Fue una experiencia muy bonita, gratificante, me tocó vivir muchas cosas que en Colombia no había vivido y supe valorar cosas que tenía y que allá me hacían falta. Además, aprendí que si uno quería ser profesional tenía que dar todo por el fútbol”.

Y de ahí pasó a Leones…

“Sí, me llamaron de Leones y estuve con ellos un año en las divisiones menores y un año en la profesional”.

¿Qué le dejó su paso por Leones?

“Con los entrenadores Juan Carlos Álvarez y Amaranto Perea viví experiencias enriquecedoras. En Leones le dan prioridad a la persona, entonces pasé muy buenos momentos, en ese club se trabaja como una familia, pese a las dificultades económicas”.

Y ahora llegó a Millonarios y rápidamente se ganó un lugar en la titular

“Sí, siempre dije que no venía a ser un recambio, sino a ganarme un lugar en el once titular y lo estoy demostrando con los partidos. Lastimosamente, con las lesiones de mis compañeros César Carrillo y Jhon Duque me llegó el turno y lo más importante en la vida es estar preparado para aprovechar las oportunidades”.

Supongo que su papá le habló de Jorge Luis Pinto, que lo dirigió hace más de 30 años, ¿pero ha habido algo que lo sorprendió de Pinto?

“Desde el primer momento que lo vi supe que era un técnico ganador, por el convencimiento que tiene a la hora de hablar, por su manera de trabajar”.

¿Qué le pide Pinto?

“Me pide mucho equilibrio dentro del mediocampo, intentar el juego largo para hacer buen volumen de ataque y mucha agresividad, que es lo que me caracteriza a mí”.

¿Y ya se ganó algún regaño del ‘profe’?

Claro, el que no se ha ganado un regaño suyo es porque no se ha entrenado con él. ‘El profe’ intenta darnos las pautas claras para los partidos y los ejercicios, pero a veces por situaciones de los partidos, de pronto uno no realiza bien una tarea, entonces pega su regañito pero con buena intención, siempre para mejorar”.   

¿Para qué está Millonarios?

“Desde el principio del semestre nos planteamos sumar partido a partido y más que todo empezar a soñar con un título, por qué no en esta mitad de año, y esperar a llegar a los puestos de torneos internacionales, que es lo más importante para nosotros”.

Descargue aquí completamente gratis la aplicación de Gol Caracol Resultados

Temas relacionados: