Diciembre 14, 2017

Miguel Ángel Russo se desquitó y le ganó el duelo a Gregorio Pérez, en la final de ida

En la previa del clásico entre Millonarios y Santa Fe, por la estrella de la Liga Águila-II, estaban los antecedes de los dos duelos del semestre en donde el cuadro ‘cardenal’ se llevó los tres puntos.

Este miércoles, en el juego de ida de la final de la Liga Águila-II, Miguel Ángel Russo aprendió la lección y en el campo plasmó un equipo que se vio superior a su rival. Millonarios mereció el triunfo e inclusive se fue con la sensación de que el 1-0 final quedó corto.

La táctica de Millonarios se basó en ocupar todos los espacios cada vez que tenía la pelota Santa Fe. Obligó al equipo de Pérez a pelotear, en donde el conjunto ‘cardenal’ perdió la mayoría de veces.

Lea acá: Jhon Duque, el guerrero azul en la final de ida entre Millonarios vs. Santa Fe

Pero el planteamiento no hubiera servido de nada sin el funcionamiento de sus jugadores. Andrés Cadavid y Matías de los Santos, estuvieron impecables cada vez que iban a disputar un balón aéreo. Y en la mitad de la cancha, Jhon Duque recuperó sin cometer falta en los momentos que fue al choque.

Era clave que Santa Fe no tuviera opciones de pelota quieta. Pues, es su fuerte y por ahí fue donde le ganó los dos partidos anteriores a Millonarios. Los de Pérez tuvieron cinco tiros de esquina y once pelotas quietas. Una sola fue clara. Héctor Urrego le quedó el balón después de un rebote, pero su disparo se fue por encima del larguero.

Vea acá: Hugo Gottardi, el ídolo de Santa Fe que quiere salir campeón con Millonarios

En cambio, Millonarios sí aprovechó esto. Una de las catorce faltas que tuvo a su favor, se fue al fondo de la red. Russo ganó el partido con la especialidad de Pérez. Sin embargo, a lo largo del encuentro el equipo ‘embajador’ hizo ver mal a un Santa Fe que siempre se motró sólido. Y sus variantes no pesaron (Juan David Valencia, Omar Pérez y Osorio Botello).

Pero la serie quedó abierta. El azul llegará el próximo domingo con una mínima ventaja, aunque sabiendo que en cualquier momento, Santa Fe puede convertir. Así que como ha sido la constante en estos clásicos, los pequeños detalles marcaran la diferencia. Y ahí, es donde se verá la mano de ambos entrenadores.