Publicidad

Publicidad

Publicidad

logopopup.png
¿Quiere estar enterado de toda la actualidad del fútbol colombiano y mundial con Gol Caracol?
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Santiago Arias y otro buen partido con Atlético de Madrid, en la victoria 1-0 sobre Espanyol

Atlético de Madrid encadenó su tercer triunfo desde las paradas en el primer tiempo de Jan Oblak, el protagonismo de Antoine Griezmann y el penalti transformado por el internacional francés, que firmó un sufrido triunfo ante un Espanyol.

294125_Atlético de Madrid
Atlético de Madrid

El lateral colombiano, que jugó los 90 minutos, fue uno de los puntos altos del equipo de Diego Simeone, que igualó en el primer lugar de la tabla a Barcelona. 

Atlético de Madrid encadenó su tercer triunfo desde las paradas en el primer tiempo de Jan Oblak, el protagonismo de Antoine Griezmann y el penalti transformado por el internacional francés, que firmó un sufrido triunfo ante un Espanyol competitivo y con opciones, pero con seis derrotas seguidas (1-0).

Mientras mantiene su persecución del Barcelona y mientras el futuro de Lucas, en la grada por lesión, y el Bayern sobrevolaban el ambiente, igual que el homenaje previsto para Gabi, el capitán de seis de los siete títulos de Simeone, el Atlético mantiene pendiente la renovación de Oblak, cuya transcendencia en el equipo sólo es equiparable, si acaso, a los goles de Griezmann.

Vea acá: En plena Navidad algunos jugadores de Selección Colombia tendrán acción

El mejor portero del mundo y el delantero francés también fueron los mejores del Atlético del partido. Desde el primer tiempo, que, salvo el fogonazo local del principio y la reacción en el tramo final, fue del Espanyol. En cuanto tuvo la pelota, en cuanto se sacudió la presión, dirigió el duelo cerca de sus pretensiones.

No constantemente pero sí en un volumen mucho más apreciable que el del conjunto rojiblanco, enredado en el jeroglífico que se le presentaba cada vez que tenía que atacar. En estático, con la posesión, o a la contra, con verticalidad, siempre terminó en nada en todo el primer acto... salvo cuando la acción era de Griezmann.

Sólo él disparó al marco rival. Primero con un zurdazo en el minuto 20; después, ya cuando se avistaba el descanso, con una rosca con la derecha e, instantes más tarde, con una volea dentro del área, todas repelidas con apuros por Diego López para emular las intervenciones que había hecho Oblak entre uno y otro momento.

Entre esas ocasiones, la mejor solución que tuvo el Atlético fue el portero, el muro que se opuso contra la realidad entonces del partido, contra la agilidad en los últimos metros blanquiazul y, sobre todo, contra un sensacional delantero como Borja Iglesias, por momentos incontenible para Savic y Godín por velocidad y desparpajo.

Ahí apareció el portero esloveno. Ya le había avisado Granero con una vaselina; la misma destreza que empleó Borja Iglesias cuando agarró la pelota desde su campo mientras los dos centrales del Atlético corrían detrás de él en una frustrante persecución que sólo pudo contener Oblak, que voló para despejar un precioso recurso.

Vea también: James Rodríguez: “El técnico que venga debe saber que Colombia siempre tiene que ir al Mundial”

Luego, con un auto-pase, el delantero también puso en duda el 0-0, confirmado de nuevo por una resolución inocente a las manos del guardameta, que otra vez respondió con autoridad a las exigencias del encuentro ante una volea de Leo Baptistao. El rechace también cayó en el brasileño. Ahí no llegó el esloveno, pero sí el poste.

Al intermedio, 0-0. Porque ni había aprovechado su momento el Espanyol ni lo había hecho, después, el Atlético de Oblak y Griezmann, los dos argumentos individuales este sábado de un equipo más que gris en lo colectivo, que respiró a través de un barullo en el área con un penalti sobre Koke y con un gol después de Correa.

Como lo primero había sido señalado antes de que ocurriese lo segundo, todo terminó en una pena máxima confirmada por el VAR, como también ratificó Griezmannn el 1-0 desde el posterior lanzamiento desde los once metros; un zurdazo irrebatible para Diego López, un alivio para el Atlético y un golpe irrecuperable para el Espanyol.

Apenas provocó ya, aunque aún había más de media hora por delante, unos cuantos despejes de puños de Oblak, el motor bajo palos en el primer tiempo de la valiosa victoria del Atlético, mucho más cuantitativa, por los tres puntos, que cualitativa, por el juego, pero un triunfo más a la caza del liderato del Barcelona.

Ficha técnica:


Descargue aquí completamente gratis la aplicación de Gol Caracol Resultados

En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial En GolCaracol.com toda la información del fútbol mundial

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO