Febrero 22, 2018

Vinicius Júnior y un excelente arranque de 2018: máximo goleador en lo que va del año con Flamengo

La promesa brasileña de 17 años fichada por el Real Madrid, atraviesa un excelente momento de forma, tras anotar en este inicio de temporada cuatro goles que le convierten momentáneamente en el máximo artillero del equipo carioca.

Los tres últimos tantos los ha firmado en los tres últimos encuentros que ha disputado y además en todos ellos saliendo del banquillo de suplentes.

Su última diana la anotó en la víspera al aprovechar una serie de rechaces en el área pequeña del Madureira, en un partido correspondiente a la Copa Río y que sirvió para preparar el estreno en la Copa Libertadores, que será el próximo miércoles ante el River Plate.

Lea acá: Gremio y Barcelona tendrían un acuerdo para la venta de Arthur, según medio brasileño

"Feliz con un gol más, por entrar y ayudar al equipo. El equipo comenzó muy bien y entré para ayudar con un tanto más", manifestó Vinicius en declaraciones a medios locales al término del partido, que terminó con un resultado de 4-0 a favor de los dirigidos por Paulo César Carpegiani.

La polémica también ha rodeado al extremo izquierdo en estas primeras semanas de campaña, luego de que celebrara uno de sus goles simulando que se secaba unas lágrimas de la cara, en alusión al apelativo de "llorones" que la afición del Flamengo usa para referirse de manera despectiva a los hinchas del Botafogo.

El Real Madrid anunció en mayo del año pasado el fichaje de Vinicius, nacido en el municipio de Sao Gonçalo, en Río de Janeiro, en una operación que se calcula que ronda los 45 millones de euros.

El delantero brasileño será nuevo futbolista blanco a partir de julio de este año, aunque el jugador, que inicia su segunda temporada en el primer equipo del Flamengo, puede permanecer en el conjunto carioca hasta julio de 2019 si así lo acuerdan las dos entidades.

Lea acá: Atlético Mineiro despidió a su director técnico por intentar pegarle a un periodista

En 2017, que fue además su primera temporada como profesional, fue fundamental en los cuartos de la Copa Sudamericana ante el Fluminense (salió desde el banquillo con 1-3 en contra y el partido terminó 3-3) y en la última jornada del Campeonato Brasileño para garantizar el cupo para la Copa Libertadores de este año.