Blog:

Agosto 29, 2017

¡Proporción, por favor! Colombia y Venezuela no es un clásico

Autor:

Colombia derrotó a Venezuela 2-0 la última vez, en Barranquilla. Colprensa

Colombia derrotó a Venezuela 2-0 la última vez, en Barranquilla. Colprensa

Es el partido de los partidos, el de más historia, el que despierta un sentimiento recíproco de rivalidad entre ambas hinchadas, el que va más allá del fútbol. Un clásico es la vida de dos equipos en 90 minutos: Argentina vs. Brasil, Escocia vs. Inglaterra, Alemania vs. Polonia, Serbia vs. Croacia. Inclusive, Argentina vs. Uruguay (sí, el ego de los argentinos les alcanza para luchar en dos clásicos).

En Suramérica debería ser fácil identificar los escasos clásicos que existen a nivel de países, pero a la fuerza se quieren vender unos que no lo son, entre ellos el de Venezuela vs. Colombia. No se han enfrentado en ninguna final, no han escrito algún capítulo épico y tampoco tienen mucho para exhibir el uno al otro.

Un poco más los colombianos, eso sí: cinco participaciones en mundiales (Chile 62, Italia 90, EE. UU. 94, Francia 98 y Brasil 2014), un título de Copa América (2001), un goleador de mundial (James, con 5 tantos en Brasil), el único gol olímpico en un mundial (Marcos Coll en Chile) … En la comparativa los venezolanos se quedan en cero.

Recientemente, se recuerda el triunfo venezolano 1-0 en la Copa América de 2015 y el hecho de no ganarle de visitante en las últimas cuatro Eliminatorias (dos empates y dos derrotas). Eventos sin trascendencia histórica ni definitivos para para comprar la idea de clásico.

Lea también: ¿Pagaría por ver Millonarios vs. América o Juego de Tronos? La idea de la Dimayor

La rivalidad futbolística no es equivalente. Menos cuando el deporte nacional en Venezuela es el béisbol. Menos cuando apenas hace cinco Eliminatorias que se enfrentan en partidos de ida y vuelta. Menos cuando de 38 encuentros oficiales apenas se cuentan siete triunfos de ellos y 18 colombianos (13 empates).

Si los colombianos y venezolanos quieren tener un clásico, que compren un Volkswagen Escarabajo porque en el fútbol, por ahora, ninguno de los dos países tiene uno. ¡Proporción, por favor!  

Lea también: Ser árbitro en Colombia