Agosto 31, 2017

Empate técnico: para Dudamel y Pékerman el punto sirve, cada uno a su modo

José Pékerman, DT de Colombia. Al fondo, en segundo plano, Rafael Dudamel. AFP

Mientras que los venezolanos se consuelan con no perder de locales, Colombia suma una unidad más en el camino hacia Rusia.  

Antes del partido en el Estadio Pueblo Nuevo pareció que la apuesta de Venezuela fue por no perder y la de Colombia, por ganar. El dibujo táctico de los dos técnicos así lo dio a entender: el 4-4-2 conservador, serio y seguro de Rafael Dudamel y el 4-2-3-1 para tener el balón y generar juego ofensivo de José Pékerman.

Apenas arrancó el juego ambos técnicos se plantaron en la raya del campo, de donde pocas veces se alejaron. Su principal indicación era tocar, tener y no perder la pelota. Lo complió un poco mejor el conjunto colombiano, pues tuvo 214 pases correctos y 22 errados para un 91 por ciento de efectividad.  Los venezolanos entregaron bien el balón 164 veces por 39 malas. Acertaron el 81 por ciento.  

Pero poco sirvió que Colombia tuviera mayor posesión (53 por ciento contra 47), pues ambos seleccionados tuvieron similares opciones de gol, en cantidad y calidad. Parecía que el gol era cuestión de tiempo.

Fue en el segundo periodo, cuando la arena del reloj empezó a agotarse, que Dudamel y Pékerman se jugaron las cartas. El primero en reaccionar fue el venezolano, quien sacó al delantero Martínez y metió al creativo Otero, y minutos después sacó al extremo Machis e ingresó a Murillo. Faltó poco para que le diera resultado: generó más opciones de gol y con potencia y presión desdibujó la fortaleza defensiva que Colombia mostró en el primer tiempo.

Faltando media hora, Pekérman contestó: sacó a Cardona y metió a Giovanni Moreno. Así tuvo más el balón, ganó pausa y también varios reamates de media distancia. El siguiente cambió, el de Aguilar por Sánchez, pareció más por obligación que por buscar alternativas.

Lea también: La Selección Colombia sumó un punto más que nos acerca a Rusia: 0-0 con Venezuela

Posteriormente, en Colombia salió Chará y entró Muriel. Un hombre por hombre que no cambió la formación. En Venezuela, ingresó Figuera en la mitad del campo por Córdova. El esquema no se modificó.

Si al comienzo dio la impresión de que había un equipo que quería ganar y otro que se conformaba con no perder, la verdad es que ambos técnicos finalizaron el juego apreciando el punto. Al fin y al cabo, para la Selección Colombia es un paso más cerca a Rusia. Y para los venezolanos es un consuleo no caer con su vecino.

Vea: “Sabíamos que Venezuela no iba a dejar muchos espacios”: Yimmi Chará