Junio 13, 2017

James, con la calidad intacta: golazo y eje del juego de Colombia en la victoria sobre Camerún

James Rodríguez y un grito herido de gol, jugando con la Selección Colombia. AFP

Nuevamente y tal como sucedió en el partido frente a España, el volante y capitán del seleccionado colombiano tuvo una buena actuación este martes, en el cierre de los preparatorios para la Eliminatoria al Mundial de Rusia-2018.

La Selección Colombia jugó un muy buen partido este martes y venció 4-0 a Camerún, en juego de preparación para la recta final de la Eliminatoria Suramericana rumbo al Mundial de Rusia-2018.

Y en la victoria, clara y contundente, el eje y cerebro del juego del seleccionado colombiano fue James Rodríguez, quien confirmó una vez más que su calidad y condición se mantienen intactas.

Pese a no tener la continuidad suficiente en el Real Madrid, al número ‘10’ de Colombia se le notó dinámico, con ganas y deseos de ayudar y de esa manera se convirtió en la cancha del estadio de Getafe en el eje de juego del equipo orientado por José Néstor Pékerman.

Vea acá: Colombia ganó, gustó y goleó en Getafe: 4-0 sobre una tímida Camerún

Muy rápido, cuando el reloj solamente marcaba el minuto 16, James apareció en el área, para sacar un fuerte remate que significó la apertura del marcador frente a los cameruneses, que se vieron superados y por momentos sin mucha agresividad en el terreno de juego.

Pero más allá del gol, Rodríguez Rubio se juntó con Giovanni Moreno, apareció por diferentes sectores de la cancha, tocó de primera y también ayudó a la hora de cumplir con las labores tácticas ordenadas por el profesor Pékerman.

Vea acá: ¡Qué remate el de Juan Guillermo Cuadrado! Salvados los cameruneses

Además, filtró balones profundos buscando la proyección de Santiago Arias y Frank Fabra, los dos laterales colombianos.

Ya en el segundo tiempo, al ‘10’ le llegaron socios y viejos conocidos como Teófilo Gutiérrez y Falcao García, quienes ayudaron a tener un fútbol bien jugado, fluido y con mucho toque de balón.

Incluso, James tuvo una posibilidad clara de anotar, pero su remate desde el sector derecho del área fue a ras de piso y fue tapado por el arquero Onana, de los africanos.

Vea acá: El impresionante dominio de balón de James Rodríguez y Giovanni Moreno

La función del astro colombiano siguió y un lanzamiento suyo tuvo como destinatario a Falcao, quien sin embargo no pudo definir.

Al final, James Rodríguez recibió ovaciones y vítores desde las tribunas. Los hinchas de nuestro país, que llegaron en masa al estadio, lo aplaudieron hasta más no poder y él, mientras tanto, solamente agradeció y llenó de besos la camiseta amarilla, que le sienta bien hasta en los momentos más complicados de su carrera deportiva.