Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo notificaciones
Active las notificaciones para estar siempre informado del fútbol nacional e internacional con Gol Caracol.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

La Selección Colombia no solo perdió un partido, también se alejó de su hinchada

Chiflidos en las gradas, falta de aliento de los aficionados, molestia y reclamos de los jugadores, y una relación rota.

Jugadores de la Selección Colombia, tras la derrota con Perú
Jugadores de la Selección Colombia, tras la derrota con Perú
Getty Images

Lo que había empezado como una fiesta y mucha ilusión, terminó con críticas y máxima tensión. Y es que la derrota 0-1 de la Selección Colombia contra Perú, en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez, complicó el panorama de cara a hacerse con un cupo para el Mundial de Catar 2022.

Sin embargo, si bien el resultado no es lo de menos, la 'tricolor' perdió algo más que eso. La relación con la hinchada, esa que siempre ha estado presente, no terminó en los mejores términos este viernes. Prueba de ello fue lo ocurrido a lo largo del encuentro y también tras el pitazo final.

Publicidad

Durante los poco más de 90 minutos que se disputaron, el aliento de los miles de aficionados colombianos que invadieron las gradas del 'Metro' no fue precisamente el mejor. De hecho, en muchas ocasiones se sintió un enorme silencio, incluso cuando el compromiso aún estaba 0-0.

Sobre este tema se habló en la previa, ya que había cierta recriminación por la falta de empuje desde las gradas, situación que no es nueva y que se evidenció en los pasados juegos, como frente a Ecuador y Paraguay, los cuales terminaron 0-0. Esta vez, contra los 'incas', sucedió de nuevo.

Basta con traer a colación la postura que tomaron, luego del gol del equipo rival. Más allá de que una anotación en contra es dolorosa y la primera reacción es guardar silencio, acto seguido uno intenta recompenerse, levantar la cabeza y empujar a su equipo, pero esto último jamás pasó.

Lejos de cantar, gritar a favor, aplaudir o al menos demostrar respaldo para que los futbolistas de la Selección Colombia no bajaran los brazos, se vivió un silencio sepulcral que llamó la atención y que confirmaba la teoría de la que se debatió sobre el poco apoyo desde las tribunas.

Publicidad

Y no fue lo único que le dio validez a dicho planteamiento. Un pequeño grupo de hinchas peruanos, que la noche anterior hizo un 'banderazo' en el hotel del cuadro 'inca', se escuchó más, gracias a sus cánticos, bombos, banderas y platillos, que las otras miles de personas que estaban en el 'Metro'.

Pero a esta historia le faltaba un capítulo más. Cuando los jugadores de la 'tricolor' se reunieron en el centro de la cancha para aplaudir y agradecer a los hinchas, luego de haber caído al suelo, tomándose la cabeza y completamente destruidos, recibieron una inesperada respuesta: chiflidos, insultos y más.

Publicidad

Una situación irreal a la cual varios hombres del combinado patrio respondieron, empenzando por James Rodríguez, quien, con cierto enojo y tristeza en su rostro, se llevó el dedo a la boca e hizo el gesto de 'no', dando a entender que no estaba de acuerdo con esa reacción del público.

Enseguida fue el turno de Miguel Ángel Borja. El delantero, quien ingresó por Radamel Falcao García, frenó unos segundos frente a la tribuna, señaló a un grupo de personas que estaba allí y les dijo que entonces bajaron ellos y jugaran a ver cómo les iba y si lo podían hacer mejor.

Por último, apareció Juan Guillermo Cuadrado. En rueda de prensa empezó diciendo que fue "incómodo cómo reaccionó la tribuna. Tanto ellos, como nosotros, queremos ir al Mundial. Debemos estar en una misma sintonía, con la fe intacta; si hay vida, hay esperanzas."

"No es posible que nos tiren latas y cosas, cuando dimos el 200%. Queríamos ganar y se entiende la frustración de ellos. Es un llamado a que siempre podamos estar unidos, en paz y a tener respeto. Entiendo el dolor de la gente, yo también estoy frustrado, pero ese es el fútbol y no debemos bajar los brazos", expresó.

Publicidad

La tensión ya se sentía, la relación estaba desgastándose y era evidente y este viernes 28 de enero apareció la la gota que derramó el vaso. Ahora, se deberá aguardar por lo que suceda en un futuro, cuando la Selección Colombia se juegue sus últimas vidas en las Eliminatorias.

Argentina será el siguiente reto, en el estadio Mario Alberto Kempes, en Córdoba, el martes 1 de febrero, a las 6:30 de la tarde. Posteriormente, en el remate, la 'tricolor' se enfrentará a Bolivia, en Barranquilla, y cerrará su participación frente a Venezuela, como visitante.

Publicidad

¿Habrá reconciliación? Se deberá aguardar. Por el momento, las cosas no están de la mejor manera y por el desenlace de este día, habrá que sanar muchos aspectos, corregir ciertos puntos, agachar la cabeza de un lado y del otro, y halar hacia el mismo lado, que es la única alternativa que queda.

⚽ Síganos en Google Noticias con toda la información del fútbol mundial ⚽ Síganos en Google Noticias con toda la información del fútbol mundial