Septiembre 5, 2017

El regalo prometido: la vez que Colombia venció a Brasil antes de Navidad

Acción de juego durante el partido en Bogotá. Archivo EL ESPECTADOR

Sucedió el 20 de diciembre de 1959, en la ronda eliminatoria para los Olímpicos de Roma. El juego se disputó en Bogotá y la entonces Selección dirigida por el médico Ochoa se impuso 2-0.

Domingo 20 de diciembre de 1959. Hora: 3:00 p.m. Lugar: Estadio El Campín. Una tarde típica en Bogotá. No existía la urgencia de hoy por comprar los regalos de Navidad, pero sí por escuchar o asistir a las carreras de caballos. La hípica era por entonces uno de los deportes qué más espacio ocupaba en los periódicos y programas radiales.

Vea acá: "Vamos a hacer lo más inteligente para ganar": Pékerman

Pero aquel domingo en cuestión el espectáculo que se robó la atención fue el que brindaron Colombia y Brasil, en el juego de ida de la eliminatoria para los Juegos Olímpicos de Roma 1960. Las entradas para el partido se vendían en la Droguería Tequendama, en la Cigarrería Niza o en los otros seis expendios autorizados. Entrar a preferencial costaba 14 pesos o a laterales bajas de sur y norte, apenas tres pesos.

El técnico colombiano Gabriel Ochoa Uribe había reunido a cerca de cincuenta jugadores para conformar la Selección. Al final, los elegidos fueron 20. La misión era triple: ganar, eliminar a Brasil -que ya era el mejor exponente del fútbol mundial tras quedar campeón en Suecia 58-, y avanzar hasta los Olímpicos del año entrante.

Lo primero se logró. Dos goles de Fernando Home quedaron inscritos en la historia como los del primer triunfo de un equipo colombiano sobre el brasileño. Una historia que con el tiempo, en vez de acrecentarse, ha tendido a desaparecer. La tinta con la que El Espectador de la época registró el acontecimiento se mantiene en mejor estado que la memoria de los colombianos.

Vea también: La historia de Neymar contra Colombia: penalti a la luna, lesión, riña, reconciliación y triunfos…

Era una época diferente. El deporte se vivía de otra manera. No existía el profesionalismo. El fútbol era más un juego que un negocio. Aquellos futbolistas de ambas selecciones no sólo se dedicaban a jugar. Al contrario: el balompié era su segunda opción. Unos eran trabajadores en fábricas, comerciantes o, incluso, estudiantes universitarios, como el caso del propio Home, quien empezó a cursar Ingeniería Civil en la Nacional.

Tras la victoria 2-0 en El Campín, correspondió ir al Maracaná para definir la serie. Finalmente, Colombia quedó eliminada tras caer 7-1. No hubo Olímpicos ni dejar a Brasil en el camino, pero lo hecho en Bogotá fue una proeza que el tiempo borró de la memoria colectiva, pero que la historia se ha encargado de enaltecer por la dificultad que en adelante significó vencer a dicho rival.

Lea también: Ganarle a Colombia es el mayor sufrimiento del técnico Tite con Brasil