Febrero 29, 2012

James Rodríguez y Juan Cuadrado, los mejores de la Selección

David Ospina, arquero (7 puntos): el antioqueño se apuntó una tapadota en el primer tiempo luego de un disparo en el palo que pudo ser el 1-0 de México. Arriesgó todo para evitar el gol y ganó. En la segunda etapa se mostró seguro en el juego aéreo.

Luis Amaranto Perea, defensa central (5): el capitán cumplió. Sin brillar pero le alcanzó para sacar el arco invicto. Vio la tarjeta amarilla al minuto 66 por una salida a un sector ajeno. Bien en los cierres sobre la salida ente la mala noche de Camilo Zúñiga.

Aquivaldo Mosquera, defensa central (6): Encagado de las coberturas sobre banda izquierda. No se complicó, rechazó cuando fue necesario. Es un jugador rendidor y le sienta la Selección. Conocía bien a los mexicanos pues figura en el América.

Camilo Zúñiga, lateral derecho (4): El hombre del Nápoles tuvo una noche discreta en Estados Unidos. Jugó como marcador de punta, una posición que hace rato no desempeña en Italia. Y ese cambio hace lo sintió. Mostró serias debilidades en marca que por poco se convierten en desventaja en el marcador. Su fuerte es el ataque, por la derecha se complementó bien con Juan Guillermo Cuadrado.

Pablo Armero, lateral izquierdo (5): al igual que Zúñiga, su colega por derecha, Armero quedó debiendo en defensa. En ofensiva mostró lo de Udinese: explosividad, desborde y pase gol, el del segundo gol a Juan Guillermo Cuadrado.

Carlos Sánchez, volante de marca (7): el soldado de Colombia ganó otra batalla. La Selección puede estar tranquila, hay alguien que hace el trabajo sucio, que pega, que no hace goles, ni fintas, pero quita como él solo. Es el respaldo de todos, obrero.

Aldo Leao Ramírez, volante de marca (5): Discreto el mediocampista del Morelia en su regreso a la tricolor. No estuvo fino en los pases, se apuntó lujos innecesarios en una posición que necesita practicidad. Fue sustituido por Abel Aguilar al minuto 66.

Juan Guillermo Cuadrado, volante externo (8): Genial. Exuberante. Hay que ponerse de pie para un hombre que a pesar de sus 23 años no le queda grande la camiseta de la Selección. Trasladó su buen momento en Lecce a Colombia. Abierto por derecha, pisó el área, se juntó con James Rodríguez, ocasionó una amarilla y marcó el segundo gol en la Selección. Futuro y personalidad. Salió golpeado por Elkin Soto al 85'.

James Rodríguez, volante externo (8): Ya es el líder de la Selección. El conductor. Y no le queda grande. Vestido con la 5, asumió la conducción, fue el buscador de las sociedades. Fue el eje de ataque de Colombia. Así, creó los dos goles, el primero en un tiro libre y el segundo en un pase a Armero que definió Cuadrado. Aplausos para el cucuteño, que salió sustituido a los 80' por Giovanni Moreno.

Dorlan Pabón, delantero (7): es el mismo de Nacional, solo que ahora toca con otra orquesta. No es el solista, es una figura importante que se potencia por los otros 10. A ‘Memín' le sobran méritos, buscó siempre el arco, abrió la cancha y le quemó las manos a Ochoa en el que fue el gol de Falcao.

Radamel Falcao García, delantero (7): ¿Qué se le puede pedir al goleador? Lo que hace el samario, que luche, que se asocie y, por supuesto, que haga goles, que celebre. ‘El Tigre' rugió con el 1-0 y de a pocos calla bocas. Le ayuda, exageradamente, que José Pékerman lo rodea. Una historia diferente arranca para él en la ‘tricolor'. Recibió tarjeta amarilla por simular una falta en mitad de campo y dejó su lugar a Jackson Martínez al 87'.

Abel Aguilar, volante de marca (5): ingresó al minuto 66 por Aldo Leao Ramírez para ganar en marca. Cumplió apenas. Quitó algunos balones y perdió otros tantos. El de Hércules hace rato no tiene una buena presencia en la Selección.

Jackson Martínez, delantero (sin calificación): el de Jaguares saltó con ganas de morder pero no alcanzó. Pocos minutos para un artillero que es garantía de gol. 

Giovanni Moreno, volante de creación (sin calificación): ingresó a los 80 como volante por izquierda por James Rodríguez. Hizo sombra a los avances mexicanos, pidió el balón, lanzó túneles y alcanzó a asociarse. La pregunta es: ¿podrá la Colombia de Pékerman jugar con un 10?