Septiembre 2, 2012

El domingo cumplió 51 años El Pibe Valderrama, el ídolo que hizo todo bien

El de los pases milimétricos, la irreverencia en la cancha, el capitán del combinado nacional, con 111 partidos vistiendo la camiseta ‘tricolor' y líder de una generación de históricos, está de cumpleaños.

Ya son 51 septiembres los que celebra el ícono de ‘Pescaito', el popular barrio de Santa Marta en el que forjó un estilo de juego de talla mundial. En el equipo de su ciudad, el Unión Magdalena, Carlos Alberto dio sus primeras pinceladas, aunque fue en Millonarios donde se dio a conocer. Jorge Luis Pinto nunca olvidará que como técnico azul dejó al rubio en el ostracismo.

El Deportivo Cali sería su trampolín definitivo. Allí la pareja que hizo con Bernardo Redín, luego replicada en la selección Colombia, lo exportó al Montepellier de Francia en 1988. En Europa también jugó en el Valladolid, donde compartió con Francisco Maturana, Leonel Álvarez y René higuita.

En 1992, El Pibe regresó a Colombia para comandar al Independiente Medellín y un año más tarde firmó con el Atlético Junior. En Barranquilla tuvo una luna de miel en la que celebró los títulos de 1993 y 1995 además de acariciar la final de la Copa Libertadores en 1994.

En 1996, Valderrama emigró a Estados Unidos. Pasó por Tampa Bay, Miami Fusion y Colorado Rapids, impuso el récord de asistencias en la MLS, pero nada volvió a ser igual.


La selección Colombia: su verdadero amor

Carlos Alberto Valderrama tomó la posta de Willington Ortiz para ser el referente del equipo nacional en 1985. Y el costeño cumplió regresando al país a un Mundial de Fútbol después de 28 años. Nadie olvidará la gesta de Colombia en Italia 1990, su gol a la Unión Soviética y la asistencia a Freddy Rincón para el empate milagroso ante Alemania.

Tampoco se borrará de la memoria colectiva la goleada 0-5 ante Argentina en Buenos Aires, ni la desilusión que causó el fracaso en el Mundial USA 1994. Mucho menos, el pase que le puso El Pibe Valderrama a Leider Preciado para anotar el último gol de la selección en una copa mundo, la de Francia 1998.

En cualquier caso, Carlos Alberto siempre será referente de la pasión nacional. Recientemente, ha dejado ver su carácter opinando con propiedad sobre la llegada de José Pékerman a Colombia, del nivel de Falcao García en la Selección, de James Rodríguez como su sucesor, de Barranquilla como sede y hasta de los directivos de la Federación.

Así Mario Balotelli o el brasileño David Luiz lo quieran imitar en su look, El Pibe, con 51 u 80 años, nunca pasará de moda. Ya sea en los Juegos Olímpicos o en el Torneo del Olaya en Bogotá, portará en su melena el recuerdo de la época dorada del fútbol colombiano. Una época "todo bien, todo bien", como salía decir el eterno 10.