Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo notificaciones
Active las notificaciones para estar siempre informado del fútbol nacional e internacional con Gol Caracol.
¡Claro que sí!
No, gracias.

Publicidad

Con goles en los minutos de adición, Milan logró imponerse 1-3 sobre Empoli en la Liga de Italia

Milan no desfalleció en los instantes finales y logró ganar el partido con las anotaciones de Fodé Ballo-Touré y Rafael Leao al 90+4' y 90+7', respectivamente.

Milan
Jugadores de Milan celebra en la Liga de Italia.
AFP

Milan tuvo que tirar de los galones de campeón para sacar los tres puntos a domicilio sobre Empoli (1-3) en un partido que se decidió en el descuento y en el que los 'rossoneri' exhibieron firmeza y resiliencia para reaccionar con un sobresaliente Leao al tanto encajado en el añadido que, sin embargo, no les hizo flaquear.

Ya no solo marca, sino que genera espacios y asiste para sus compañeros en Milan. Leao es el diamante en bruto del Milan. Cada vez que aparece, Milan crea peligro. Esta vez lo hizo ante el siempre complicado Empoli de las dos maneras. Primero asistió para que Krunic abriera el marcador; después marcó el definitivo para recuperar los puestos de Liga de Campeones en la tabla.

Publicidad

Si bien es cierto que la primera parte se presentó muy igualada, siempre fue el Milan el que llevó el mando del partido y tuvo las ocasiones más claras del acto. Especialmente con un Leao que tuvo desde la zona abierta la llave del partido.

Empoli supo resistir en buena medida y creó peligro de manera esporádica con salidas rápidas a la contra ante un defensa 'rossonera' debilitada por las lesiones. Sin Theo y sin Maignan bajo palos, y con Kalulu en el banquillo, el Milan fue más vulnerable. Más aún cuando perdió a Calabria por lesión en el minuto 39.

Los de Pioli se fueron mermados al descanso por las lesiones, primero fue Saelemaekers -que dejó paso a Krunic- y después Calabria -sustituido por Kalulu-; y por la ristra de ocasiones de las que gozaron que fueron desaprovechadas.

Publicidad

No es la primera vez que le pasa al Milan. Tanto la temporada pasada como esta tuvo momentos complicados con el ataque. El problema es que esta temporada la defensa no está al nivel de la pasada campaña, cuando fue un muro infranqueable, y los jugadores lo saben. Saben que estar desacertados o desperdiciar ocasiones puede salir caro.

La segunda parte fue un calco de la primera. El ritmo lo puso el Milan, pero el Empoli tuvo sus momentos de empuje con contras rápidas. Giroud se topó con el larguero en disparo de falta. No parecía la noche para los milaneses.

Publicidad

Movió Pioli el banquillo para dar frescura en el ataque con Rebic y en la mediapunta con Brahim Díaz, un arma que el técnico suele utilizar en este tipo de partidos. Y le funcionó, eso sí, ayudado por su particular chaleco salvavidas.

A falta de 12 minutos para el final, Leao tiró de picardía y en un saque de banda se colocó muy por detrás de la zaga rival sin que se dieran cuenta. Pioli instó a Tonali a sacar rápido sobre el portugués, que recibió habilitado directamente desde la banda, salió airoso de entre tres rivales con un toque de calidad y se coló en el área para poner en bandeja la gloria a Rebic, que solo tuvo que empujarla.

Parecía sentenciado el partido, el minuto 90 asomaba en el marcador. Un espejismo. Comenzaron los minutos de locura en el estadio Carlo Castellani.

Amargó Nedin Bajrami el tanto de Rebic con un golazo de falta directa desde la frontal que se coló por la escuadra en el minuto 91. No dejó de creer el campeón, que nada más sacar de centro y tras un balón largo que tocó con la cabeza Krunic puso el 1-2 en el marcador por medio de Ballo-Touré, titular en el lateral izquierdo en lugar del lesionado Theo Hernández.

Publicidad

Empoli no quiso renunciar al empate y sacó de centro con la mayoría de sus jugadores preparados para ir al ataque. Con ocho jugadores en el área del Milan, dejó la zona defensiva con dos unidades, algo que no desaprovechó Leao. El luso tiró un desmarque en el 95 y cabalgó desde campo propio con un objetivo claro que consiguió con una sutil vaselina.

Tres puntos vitales para un Milan que, mermado por las lesiones, se vio contra las cuerdas en una semana clave en la que se medirán al Ajax con el objetivo de los octavos de final de Liga de Campeones en mente. En Serie A dormirán terceros, a la espera de lo que haga Udinese.

Publicidad

⚽ Síganos en Google Noticias con toda la información del fútbol mundial ⚽ Síganos en Google Noticias con toda la información del fútbol mundial