Noviembre 26, 2018

Un viaje a la intimidad del Unión Magdalena, un histórico que regresa a la Liga Águila

Unión Magdalena

Foto: Archivo

Fueron 13 largos años en los que el ‘ciclón’ se volvió un simple viento de agosto; pero llegó el 2018, año en el que los bananeros sacaron amor propio y volvieron a ser un huracán futbolístico para ascender a Primera División.

Desde aquel fatídico descenso, el 30 de octubre de 2005, Unión Magdalena, un histórico del fútbol profesional colombiano anduvo en las penumbras durante un tiempo considerable. En el presente año salieron de la oscuridad y volverán a la A en 2019 gracias a tres aspectos fundamentales, según Jhon Jairo Montaño, lateral de experiencia del equipo samario. 

El apoyo de los hinchas, el trabajo del profesor Harold Rivera y sentir siempre mariposas en el estómago, emocionarse e ilusionarse con el ascenso; fueron aspectos fundamentales para Montaño, quien reveló algunos detalles de la interna del Unión.

Hinchas:

“Meter a un estadio de 5.000 a 10.000 aficionados en la ‘B’ es muy complicado y nuestra fanaticada lo logró. Ellos fueron el principal motor para nuestro logro. Ellos van al estadio a apoyarnos, a alentarnos; no a insultarnos o a tratarnos mal, como me ha pasado en otros equipos”.

Y Montaño bien tiene razón en afirmar eso. La media de hinchas de Unión Magdalena, en el estadio Sierra Nevada en el 2018 fue de 6.000 espectadores, algo poco habitual en el fútbol de ascenso colombiano.

Además de los fanáticos que cada semana ahorran para comprar un boleto de ingreso al novedoso escenario de Santa Marta, también están los hinchas conocidos, caso: Carlos Vives, padre Alberto Linero, Carlos ‘Pibe’ Valderrama y hasta el mismo Falcao García, quienes a lo largo del año apoyaron al equipo.

Pese a esto, Montaño afirma que el objetivo “gran parte está en el apoyo de las personas que seguidamente fueron al estadio y que en las calles siempre dieron un espaldarazo a los compañeros”.

Vea acá: Los secretos del Cúcuta Deportivo contados por su utilero: “Este equipo se asemeja al de Pinto”

Técnico:

Uno de los artífices de la vuelta a la Liga es Harold Rivera, un tolimense de 48 años que con su labor técnica impulsó a sus futbolistas a lograr el ascenso.

Para Rivera primero estuvo el hecho de conocer y de explotar a la persona que al deportista. “El profe es de esas personas que te pregunta cómo está tu entorno personal para así hacerte saber lo importante que eres para el proyecto. En mi caso, él me preguntaba por mis hijos, que son mi todo”, señaló el lateral izquierdo.

Con una base establecida de jugadores, que se comprometieran con el objetivo de hace 13 años, Rivera inició su proyecto, que tuvo tres momentos cumbre: “Cuando le ganamos 3-0 a Bogotá, en la fecha nueve, ahí comenzamos a ganar de todo, el primer partido de cuadrangulares finales, 3-0 contra Pereira y el 2-1 del penúltimo partido de cuadrangulares contra Quindío”, indica el futbolista de 34 años.

“Trabajar con él es muy bácano, él entiende a los futbolistas, habla con los jóvenes y con nosotros los mayores; es un hombre de admirar”.

Evidentemente, con su estilo, el timonel supo enfocar y ver claro el horizonte a para un equipo que no lo vislumbraba desde hace 13 años.

Compromiso, tensión y positivismo:

“Cuando un jugador deja de sentir mariposas en el estómago, debe dejar el fútbol, ya no lo siente igual”, afirma Montaño, quien pese a su edad y experiencia en esta competición aún anhela jugar y marcar goles, porque sí que lo sabe hacer sin importar su posición defensiva.

“David Ferreira, Aníbal Mosquera, Erwin ‘Alpinito’ Carrillo y yo (John Montaño), somos los mayores del equipo, los que intentamos darle algo de ejemplo a los jóvenes quienes lo han recibido de gran manera”.

La nómina de Unión Magdalena es una mezcla de todo, así como lo cultura samaria, que en este 2018 se supo compenetrar de buena manera para entregar a una sufrida hinchada un sueño que se volvió realidad.

“Los futbolistas menores han recibido consejox, aunque de vez en cuando explicar de manera fuerte, pero no lo toman a mal, somos una familia y en eso radicó el ascenso”, sentencia el jugador vallecaucano.

Y en eso es donde se evidencia la buena mano del entrenador: “como en toda familia hay discusiones, pero nunca pasó a mayores un reclamo, el ambiente era ideal para trabajar, por eso todos remamos para el mismo lado”.

 Más de 4.000 días pasaron para volver a tener a Unión Magdalena en la gran carpa del fútbol colombiano. 

En un segundo plano quedó el ‘gigante’, el estadio Eduardo Santos, en donde varias tardes se llenaron de júbilo el pueblo de Santa Marta, el del ‘morrito’ en un arco, los Valderrama, el de Arango, el de los cracks que se vistieron de azulgrana; y ahora en la cancha del Sierra Nevada se espera volver a tener tardes gloriosas y lindas de fútbol en la Liga Águila 2019. 

Descargue aquí completamente gratis la aplicación de Gol Caracol Resultados

Temas relacionados: