Noviembre 1, 2017

Gremio derrotó 3-1 en el global a Barcelona y jugará la final de la Libertadores

En la lucha por levantar su tercera Copa (ya fue campeón en 1983 y 1995), el tradicional equipo del sur de Brasil se medirá a Lanús, protagonista de una épica remontada ante River Plate. 

El Gremio brasileño perdió 1-0 este miércoles ante el Barcelona de Guayaquil en su estadio de Porto Alegre (sur), pero clasificó sin aprietos a la final de la Copa Libertadores 2017 tras el valioso 3-0 que había conquistado hace una semana en Ecuador.

En un partido sin ritmo, el 'tricolor' tuvo problemas para mantener la tensión ante unos visitantes que siempre estuvieron muy lejos de la remontada. Pese a todo, el equipo 'torero' se adelantó en el minuto 32 gracias a un tanto de su goleador uruguayo Jonatan Álvez.

Ya había demostrado el Barcelona que los retos le daban alas en esta Libertadores, y más si eran en aire brasileño y con un gigante continental enfrente. Pero para salir de casa del Gremio con el boleto a la final precisaba de un milagro, y los 'canarios' venían del infierno con escalas.

Al durísimo mazazo de la goleada en casa se había sumado el penoso viaje hasta Porto Alegre, en el que un problema administrativo les dejó varados dos días en Bolivia, arruinando todos los planes de la comisión técnica de Guillermo Almada.

Lea también: En un Partidazo, el Flamengo de Rueda eliminó a Fluminense y es semifinalista de la Suramericana

Le costaba, sin embargo, mantener la concentración a un 'tricolor' que ha dejado todo de lado menos su obsesión por reinar en América por tercera vez (ya fue campeón en 1983 y 1995), y solo los destellos de su joven estrella Luan, que pudo haber puesto el primero desde fuera del área en el 20, le devolvían la mirada al presente.

Con los descalabros de Palmeiras y Santos muy frescos -ambos eliminados en la vuelta, y en casa, por el Barcelona, en octavos y cuartos-, le aterrorizaba a Renato Gaúcho que su equipo se confiara en la vuelta, pero el 3-0 era un colchón demasiado cómodo como para no perder de vista de vez en cuando al veloz Álvez.

Lea acá: En la Liga Águila II no se implementará el VAR

Sería el propio uruguayo el encargado de recordar a los brasileños que esos descuidos se pagan caro, cuando de un chutazo desde el corazón del área puso el 1-0 pasada la media hora, después de una gran jugada por la izquierda de Marcos Caicedo, que había dejado tumbados a tres defensores del Gremio.

Salió disparado entonces Álvez con el balón bajo la camisa, mostrando que los 'toreros' no habían llegado hasta allí para rendirse, pero los dos goles que todavía les faltaban para empatar la eliminatoria seguían quedando a una eternidad.

No estaba la noche para hazañas épicas con un Barcelona sin chispa y un Gremio mirando insistentemente la hora. Tanto, que ni siquiera rabió con el gran cabezazo que desperdició Cícero en el 35 y que podría haber cerrado definitivamente el partido.