Abril 30, 2012

La segunda era de Santiago Escobar en Nacional: de la gloria al fracaso

Terminó la historia. La era de Santiago Escobar en Atlético Nacional se acabó un lunes, 16 meses y seis días después de que volviera a la institución a la que le había regalado la octava estrella.

Y el técnico paisa, hermano del entrañable Andrés, cumplió en su regreso. En su primer campeonato, el apertura de 2011, consiguió el título número 11 para Nacional en la final que se decidió por penaltis ante Equidad.

Sin embargo, esa época dulce pronto tuvo sinsabores. El semestre pasado quedó eliminado de la fiesta de fin de año en la fase ‘todos contra todos', en la que sumó 22 puntos con una nómina que no cumplió con las expectativas.

Así y todo, a ‘Sachi' le dieron el beneficio de la duda. Las directivas decidieron respaldarlo en este 2012 con una inversión que llegó a los 9 millones de dólares y refuerzos como Macnelly Torres, Luis Fernando Mosquera y Johan Fano. Fueron, en total, 15 las caras nuevas de lujo que pusieron a la disposición del técnico.

Y en las primeras acciones de esta Liga Postobón y la Copa Libertadores, Nacional se convirtió en una tromba. Fue hasta torpemente comparado con el Barcelona criollo. Aunque estaba lejos de ser una realidad. Itagüí pronto aterrizó a los verdolagas en la segunda fecha.

De ahí en adelante, la Liga Postobón le pasó factura al Nacional de Santiago Escobar: en 14 jornadas, cuatro victorias, tres empates y siete derrotas (cuatro como local). La última de ellas, el sábado en el Atanasio Girardot ante el Atlético Huila (1-2), la misma que liquidó las aspiraciones verdes en el rentado nacional.

Ahora, un día antes de empezar los octavos de final de la Libertadores ante Vélez Sarsfield, se da por finiquitado el segundo ciclo ‘Sachi' en Nacional.

Quedarán, para el anecdotario, los rumores de indisciplina y de peleas internas que se filtraron a la prensa, la displicencia de los jugadores en el torneo nacional y una hinchada multitudinaria que pasó de la ilusión a la tristeza, a la decepción.