Noviembre 28, 2017

El milagro de Chapecoense: la vida de los sobrevivientes de la tragedia aérea

El 28 de noviembre de 2016 partiría en dos la vida de 77 familias. Éste sería el número de las víctimas del accidente aéreo que sufrió el vuelo que trasportaba al equipo de fútbol Chapecoense, de Brasil.

De las 77 personas que se encontraban a bordo, 71 no lograron sobrevivir. Alan Ruschel, Hélio Neto y Jackson Follmann, jugadores de Chapecoense; Rafael Henzel, periodista; Ximena Suárez, auxiliar de vuelo; y Erwin Tumiri, mecánico, fueron a quienes la vida les dio una segunda oportunidad.

Suárez y Tumiri, ambos bolivianos, retomaron sus vidas. Dan conferencias motivacionales y regresaron a sus empleos arriba de una aeronave. Lo mismo hizo Rafael Henzel, quien retornó a su trabajo detrás de los micrófonos en Brasil.

Lea acá: Crónica del accidente aéreo de Chapecoense, desde el relato de un rescatista

Para los futbolistas, la recuperación no fue nada fácil. Tras varias cirugías y días de estar en la sala de cuidados intensivos del Hospital San Vicente Fundación Rionegro, en Colombia, los tres deportistas pudieron ganarle a la muerte y rehacer sus vidas.   

Alan Ruschel tuvo la recompensa a todo su esfuerzo el pasado de agosto frente a Barcelona en el Camp Nou, por el trofeo Joan Gamper. Tras el accidente jugaba su primer partido y era ovacionado por Messí, Suárez y compañía. En septiembre disputaba por primera vez un encuentro oficial. Su próxima meta, hacerlo por 90 minutos.

Vea acá: “No tengo pesadillas con el accidente, estoy recuperado”: Rafael Henzel

“Ahora valorizo las cosas muy simples de la vida, cosas que pasan desapercibidas en el día a día. El simple hecho de ir al baño y besar a las personas que amas”, afirmó hace pocos días Jackson Follmann. El portero, se vio obligado a despedirse del fútbol profesional después de que tuvieron que amputarle su pierna derecha. Ahora, se convirtió en el embajador de Chapecoense y es un ejemplo a seguir.

Hélio Neto fue el último sobreviviente en ser encontrado. Fue hallado en la madrugada debajo del fuselaje de la aeronave. Su recuperación fue rápida. En enero caminaba por sus propios medios y en febrero ya entrenaba con el plantel de Chapecoense. Espera con ansias comenzar la pretemporada para volver a las canchas la próxima temporada.