Mayo 27, 2012

Así se definieron los ocho semifinalistas de la Liga Postobón

Este 29 de mayo a las 8 de la noche será el sorte de los cuadrangulares semifinales que tendrán al Tolima como cabeza del grupo A y a Santa Fe como cabeza del B. Todas las otras posiciones se sortearán por parejas:los clubes que ocupen las posiciones 3, 5 y 7 se ubicarán mediante sorteo en el grupo A o B y sembrarán a los clubes que ocupen las posiciones 4,6 y 8 en el grupo contrario. 

La fecha 18 comenzó su definición muy rápido: Itagüí le anotó un gol de camerino a Huila, y con ese 1-0 se aseguraba su clasificación, cosa que finalmente sucedió. Sin embargo, el real cambio en la tabla se vio con el gol de Nazarit para el Cali que, al poner ese 1-0 sobre Equidad, sacó de los ocho temporalmente al Chicó.

A partir de ahí empezó un drama en el que al ritmo de los goles unos y otros entraban a semifinales que tuvo cuatro actores principales: Junior, Patriotas, Chicó y el inesperado rol de Pasto, que la tenía aparenetemente muy fácil y al final fue el que más sufrió.

Chicó, que al final del primer tiempo estaba eliminado, se demoró 73 minutos en asegurarse etre los ocho gracias al gol del Jeysen Núñez. A partir de ahí su posición se consolidó y entró tranquilo gracias a su buena diferencia de gol.

El aún campeón del fútbol colombiano estuvo 70 minutos entre los ocho, pero el gol de Diego Amaya lo puso a sufrir ya que la anotación de Marco Antonio Lazaga en Bogotá minutos antes había llevado a Patriotas a alcanzarlo en 27 puntos.

El tiburón no se pudo reponer y dijo adiós, pero el drama estuvo en Cúcuta, en donde el Pasto se quedó durante los últimos minutos del juego sin semifinales.

El campeón de la B, que había estado entre los ocho todo el semestre, vio cómo Cúcuta le remontó para un 2-1 que lo dejaba por fuera a expensas de Chicó, Cali y Patriotas. Sin embargo, un gol en el último segundo lo metió de nuevo castigando de nuevo al equipo al que le ganó el Torneo Postobón 2011.

Porque Patriotas, a pesar de su buena campaña, se quedó por fuera. El -4 en la diferencia de gol fue la cruz que le impidió soñar, aunque sólo le faltó un minuto para que Cúcuta, otro viejo rival de la B, le hiciera el milagro.

Y ya que hablamos de milagros, el de Nacional no se dio: tenía que ganarle a Real Cartagena y esperar tres derrotas, pero ni lo uno ni lo otro; empató 1-1 y salvo Junior, todos sus rivales por el puesto ganaron